Conjunto histórico

El término municipal de Fuengirola ocupa una estrecha franja de litoral entre el arroyo del Jardín, al nordeste y la desembocadura del río Fuengirola, al suroeste. En el extremo norte el paisaje es alomado y está cubierto de monte bajo, mientras que en el resto el relieve es prácticamente llano. En el extremo sur se encuentra la colina sobre la que se levanta el castillo, y a cuyos pies se abre la desembocadura del río.

Fuengirola

Fuengirola, denominada la Villa Blanca, es una ciudad de contrastes que cuenta con grandes edificios y una playa de más de siete kilómetros provista de una magnífica infraestructura hotelera, deportiva y de ocio  -puerto deportivo, club náutico, puerto pesquero-,  que cuenta con un espléndido paseo marítimo lleno de restaurantes, bares, tiendas y lugares de recreo, pero también con zonas como el barrio de pescadores de Santa Fe de los Boliches, típico núcleo andaluz con casas bajas y encaladas, único testimonio del núcleo urbano más primitivo de Fuengirola. Pero además Fuengirola también ofrece algunos puntos de interés histórico-cultural como son:
 

Castillo de Sohail

Castillo construido por Abderramán III en el 912, con fines militares y para controlar la frontera marítima. Edificio de planta cuadrada con torreones en los flancos y una torre mayor en el centro que es su principal acceso, la Puerta del Homenaje. Fue testigo de las desavenencias entre cristianos y musulmanes, prácticamente destruido en la conquista cristiana de 1487. Posteriormente en el XVIII fue reconstruido con el fin de evitar el intenso contrabando que se registraba en la zona.

Castillo de Sohail

Es un monumento histórico y artístico declarado. El recinto interior y sus accesos fueron remodelados para poderlos usar como auditorio en 1995. Años más tarde, en 2002, se reformó su entorno y se construyeron a su alrededor 60.000 m. de zonas verdes, zona arqueológica y aparcamientos que en la actualidad constituyen el conocido Parque del Castillo. Se ha convertido en escenario de actuaciones como el Festival Ciudad de Fuengirola. Los alrededores del Castillo Sohail, con sus jardines y vistas al mar constituyen una de las paradas obligatorias del visitante.

Información adicional

  • Horario:
    – Primavera: de 10:00 a 18:30 horas.
    – Verano: de 9:30 a 21:00 horas.
    – Otoño: de 10:00 a 18:30 horas.
    – Invierno: de 10:30 a 18:00 horas.

 

Yacimientos arqueológicos de Torreblanca del Sol

Declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de ZonaYacimientos Torreblanca del Sol Arqueológica. Se localiza sobre una pequeña meseta ubicada sobre el arroyo de las Presas, próxima a la desembocadura al mar. En 1983 se lleva a cabo su excavación sistemática. La primera ocupación se remonta al siglo I d. C. con la presencia de cerámicas de dicha época. No obstante, las estructuras se adscriben a la primera mitad del siglo II d. C. y pertenecen a unos balnearios romanos. Estos balnearios estarían asociados a una villa, cuyo único testimonio son estos baños y el área de producción.

Probablemente a esta villa pertenecería la estatua-fuente que representa la personificación de un río, aparecido en esta zona y elaborado en mármol de Mijas en un taller de la región en el siglo II d. C. A mediados del siglo III d. C., se amortiza este edificio termal y se adecua como una pequeña factoría de salazones de pescado que se mantendrá en funcionamiento hasta fines del siglo IV d. C., aunque para algunos investigadores el origen de la factoría se podría retrotraer a fechas anteriores.

Posteriormente se reutilizó el lugar como necrópolis, de la que se conocen 32 tumbas de época visigoda fechadas en los siglos V y VI. Tradicionalmente se ha asociado a esta necrópolis una inscripción aparecida en la zona que hace alusión a una iglesia cercana.

 

Iglesia Parroquial

Se encuentra en la plaza de la Constitución y está bajo la advocación de la Virgen del Rosario. Tiene una portada barroca formada por dos pilastras y un frontón partido con una hornacina en su parte superior.

 

Una importante ciudad romana

Ciudad romanaCon la llegada de los romanos la localidad adquirió gran relevancia, alcanzando la categoría de ciudad federada de Roma en el año 53, lo que le permitió mantener fuero e instituciones propias, al igual que ocurriera con la ciudad de Málaga. De la importancia del paso de los romanos por esta localidad dan muestra los restos hallados: las termas romanas de Torreblanca, restos de calzadas romanas, la Cañada Real, etc. A partir del siglo VIII se consolida la presencia árabe en la zona confirmada por la necrópolis hallada junto a las termas de Torreblanca. Pero en la segunda mitad del siglo IX, en plena dominación árabe, la ciudad fue saqueada por los normandos y su población tuvo que refugiarse en Mijas. Y no será hasta mediados del siglo X cuando Abderramán III, mande construir el castillo de Sohail, con el fin de fortalecer las defensas costeras y el núcleo urbano.

Hacia el año 1400 llegan a las playas de Fuengirola una compañía de bolicheros genoveses que se instalan en un lugar denominado Las Salinas, origen del actual barrio de Santa Fe de Los Boliches. El gran número de barcos bolicheros genoveses en sus costas, cerca del fuerte o castillo donde capturaban boquerones con las “guironas” o “girolas” que utilizaban como artes, hizo que la ciudad pasara a llamarse “Fuerte de las Girolas” y de ahí su denominación actual, Fuengirola. En 1487 las tropas de Fernando el Católico conquistan el castillo, que llamarán de San Isidro, y la ciudad de Fuengirola reforzando las defensas costeras. 

A comienzos del siglo XVI Fuengirola queda despoblada y el castillo queda reducido a un mero recinto defensivo y de vigilancia costera. En este sentido Carlos V, para combatir los ataques de Barbarroja y otros piratas y corsarios, reconstruye el castillo y levanta nuevas torres vigías en la costa que permanecían con teas encendidas durante la noche para avistar posibles enemigos. A partir del siglo XVIII la población de Fuengirola empieza a cobrar cierta importancia, fundamentalmente por la disminución de las incursiones de turcos y berberiscos que permite que la ciudad se convierta en un importante centro de aprovisionamiento para los barcos que se dirigían al estrecho de Gibraltar.

FuengirolaDurante la Guerra de la Independencia los franceses se apoderaron del castillo, pero en 1812 el general Ballesteros toma Fuengirola y se apodera del mismo. En 1822 Fuengirola era ya una pequeña aldea, consiguiendo formar su propio ayuntamiento en 1841 y separarse de Mijas de quien dependía. A partir de entonces Fuengirola empieza a aumentar su población dedicada principalmente a las faenas del mar, hasta 1855, momento en el que se implanta el cultivo de la vid que será el motor de la economía de la zona hasta el siglo XX. En 1916, con la llegada del tren, comienza una nueva etapa para la localidad ya que la comunicación con Málaga se hace mucho más rápida y fácil. Esta situación propicia la llegada de los primeros veraneantes, que a mediados de los años cuarenta del siglo XX empiezan a ser numerosos. En la década de los cincuenta del mismo siglo se levantan los primeros hoteles, y a partir de los sesenta comienza la gran metamorfosis de la ciudad con la llegada masiva de turistas.

0 Comentarios

Deja un comentario