Conjunto histórico

Plaza de la Puerta del Sol

La Plaza de la Puerta de Sol es uno de los puntos más turísticos y concurridos de Madrid. Entre las cosas que se pueden observar en esta plaza se encuentra el kilómetro 0. Se trata de una placa en el suelo que marca de donde arrancan las carreteras radiales de la península. Es fácil de encontrar, suele estar rodeado por un remolino de turistas. Si no se tienen dotes contorsionistas, lo mejor es optar por fotografiar los pies junto a ella para acreditar la visita o simplemente la chapa.

Si se alza la vista se puede observar el Reloj de la Casa de Correos que marca las campanadas de Año Nuevo y el ritmo de las doce uvas, tradición de más de un siglo, que ha traspasado fronteras. En la plaza encontramos dos estatuas, la de el oso y el madroño, símbolo heráldico de Madrid y punto de encuentro en la plaza, y la estatua ecuestre de Carlos III, conocido como el alcalde de Madrid, por lo mucho que hizo por su desarrollo como capital.

Plaza de la Puerta del Sol

 

Plaza Mayor

La Plaza Mayor de Madrid es un lugar de encuentro turístico. Tiempo atrás era lugar de encuentro de la ciudad, esto significaba que lo mismo se organizaba allí una feria, que una corrida de toros que una ejecución. En ella se encuentran varios establecimientos de cortePlaza Mayor añejo como las sombrererías La Favorita o Casa Yustas, ambas de 1894 y de las pocas que quedan en la ciudad. Las terrazas de esta plaza son un lugar muy solicitado para tomar algo, aunque si hay que elegir algo castizo, sin duda hay que ir a alguno de los locales cuya especialidad es el bocadillo de calamares y disfrutarlo mirando la estatua de Felipe III o la Casa de la Panadería, tiempo atrás gran tahona de la ciudad. Actualmente, los madrileños disfrutan de un mercado navideño y todos los domingos y festivos por la mañana de uno filatélico y numismático.

Entorno a la Plaza Mayor se puede callejear por distintos puntos turísticos. Saliendo de la Plaza Mayor por el Arco de Cuchilleros se puede tomar la calle de la Cava de San Miguel, subir un poco por la calle de Conde de Miranda entrando en su plazuela y bajar por la calle del Codo hasta llegar a la Nunciatura. Si seguimos caminando por la calle Sacramento  nos encontraremos la catedral de la Almudena y el Palacio Real. El camino está plagado de placas que conmemoran hechos históricos o huéspedes ilustres de edificios.

El dato curiosoEstatua ecuestre de Felipe III

 

Te presento la Estatua ecuestre de Felipe III en la Plaza Mayor, obra del escultor de origen italiano Juan de Bolonia (fue terminada por su discípulo Pietro Tacca). Felipe III de Austria fue llamado El Piadoso y fue rey de España y Portugal. La estatua estaba situada en un principio en la Casa de Campo pero en el año 1848 la Reina Isabel II ordena su traslado desde su emplazamiento anterior a la Plaza Mayor.

En su pedestal podréis leer:

“La reina doña Isabel II, a solicitud del Ayuntamiento de Madrid, mandó colocar

en este sitio la estatua del señor rey don Felipe III, hijo de esta villa,

que restituyó a ella la corte en 1606, y en 1619 hizo construir esta Plaza Mayor”

 

El Palacio RealPalacio Real

Uno de los conjuntos más bellos que hay en España y sin ninguna duda, el Palacio más bello que existe en Europa. Data del siglo XI cuando los reyes musulmanes de Toledo instalan una fortificación defensiva que sería ocupada más tarde por los reyes cristianos hasta que en el siglo XVI se construye el Alcázar en el que residirían los monarcas españoles hasta que en el siglo XVIII, concretamente el día de Nochebuena de 1734, es destruido por un incendio. Sobre sus ruinas Felipe V manda a Filippo Juvara construir el que en la actualidad podemos contemplar. Las obras las continúa Juan Bautista Sachetti y las concluye Francesco Sabatini. Duran 17 años y Carlos III es su primer morador. Su decoración interior es magnífica destacando obras de los más afamados artistas de la época: Tiepolo, Mengs, Bayeu, Maella, etc. Sus jardines no dejan indiferentes a nadie: por el oeste el Campo del Moro, por el norte los de Sabatini y por el este los de la plaza del Cabo Noval, el de la Plaza de Oriente y los de Lepanto, completan el impresionante marco señorial del Palacio. En su interior todo es majestuoso pero no debemos dejar de ver el Salón del Trono y las colecciones de armas de la Real Armería.

El dato curioso

La escalera interior del Palacio Real fue testigo y escenario de algunos sucesos históricos. Al final del primer tramo hay dos leones hechos de mármol por los escultores Felipe de Castro y Roberto Michel. Se cuenta que en uno de ellos apoyó Napoleón su mano derecha mientras comentaba a su hermano José:

“Al fin tengo a esta España tan deseada. Hermano mio, vas a vivir en mejor casa que yo.”

 
Web Oficial Palacio Real
 
 

Catedral de la Almudena

Recomendamos visitar la Catedral de la Almudena, construida como parte integrante del conjunto de Palacio Real, con orientación norte-sur, distinta a las demás catedrales, que suelen tener orientación este-oeste. La diseñó e inició su construcción el Marqués de Cubas en 1.868 y su proyecto fue modificado por los arquitectos Fernando Chueca y Carlos Sidro en 1.944, para adecuarlo a las formas y dimensiones arquitectónicas del conjunto del Palacio Real.

Catedral de la Almudena

Durante más de 50 años, el pueblo madrileño contribuyó a su construcción, que ha finalizado en 1.999. Fue bendecida como Iglesia Catedral en 1.993 por el papa Juan Pablo II. Resulta muy interesante su visita, por lo que significa su arquitectura, siendo además, la catedral de las bodas reales por su ubicación junto al Palacio, sus dimensiones exteriores e interiores proporcionadas al volumen del Palacio, contienen grandes columnas y coloridas vidrieras, que se conjuntan con pinturas de techos y cúpulas realizadas por Kico Argüello, transmitiendo mucha luz y colorido al interior de los techos, cúpulas y altares de las naves del templo.

 

Cripta de la catedral de la Almudena

Ubicada debajo de la Catedral, esta cripta neorrománica sorprende por sus dimensiones y su iluminación, así como porCripta de la Catedral de la Almudena sus más de 400 columnas, todas con capiteles diferentes, de las que destacan las 50 monolíticas del crucero del templo. Los capiteles evocan figuras de María, bíblicas y de la naturaleza, incluida la figura de la Osa y el madroño, símbolo de Madrid. Algunos de sus elementos importantes son:

  • Veinte capillas, entre las que han intervenido artistas como Benllure.
  • Una hermosa fachada que nos recuerda a un templo medieval.
  • Las vidrieras de Maumejean, que iluminan las capillas y son las más espectaculares y bellas de Madrid.

Como última curiosidad, si alguien está interesado en ser enterrado en una catedral aún está a tiempo al ser ésta una cripta activa.

El dato curioso

La imagen de la virgen de la Almudena es una réplica , la original se quemó durante el reinado de Enrique IV. Su nombre, Almudena, procede del lugar donde la encontraron los Madrileños mientras iban en procesión, la “almudayna”.

Una de las joyas de la cripta es la pintura mural de Nuestra Señora de la Flor de Lis, descubierta en 1623. Aunque no hay pruebas concluyentes, puede ser la imagen que Alfonso VI mandó pintar después de la reconquista de Madrid (1085) para que el pueblo la venerara hasta la aparición de la imagen de Santa María de la Almudena, al parecer, inspirándose en el rostro de su esposa Dª. Constanza, hija del rey francés Enrique I, y colocando en su mano una flor de lis, posiblemente en honor de la procedencia de esta reina. El cuadro de la virgen de lis es la segunda imagen religiosa más antigua conservada en Madrid. En el año 1834 los Jardineros de Madrid la nombran su Patrona.

0 Comentarios

Deja un comentario