Rutas turísticas

La ruta del Madrid multirracial

Madrid se está convirtiendo en una urbe cosmopolita y multirracial. Ciudadanos de diferentes nacionalidades han llegado a Madrid en busca de un futuro mejor. Muchos barrios de lo que en su momento se llamó el “Madrid Castizo” se han convertido en la zona de asentamiento preferida por estos “nuevos madrileños” que han dado un toque multicolor a zonas como Embajadores, El Rastro o Lavapiés.

Un domingo de primavera o de comienzos del verano puede ser ideal para realizar un recorrido por estos entrañables barrios. Desde la estación de Cercanías de Embajadores se puede llegar andando a Lavapiés y desde allí ir penetrandoPlaza Lavapiés poco a poco en el territorio que cada domingo ocupa el mercado callejero de El Rastro. La denominación de Embajadores designa a la extensión de terreno que se levantaba en el exterior del perímetro de la muralla de la ciudad junto a la actual ronda de Toledo. Durante el reinado de Juan II una peste asoló la ciudad de Madrid y una serie de embajadores de Túnez, Francia, Aragón y Navarra esperaron acampados en esta zona el regreso del rey que huyendo de la epidemia se había desplazado a Illescas.

Nos internamos en el barrio de Lavapiés siguiendo el trazado ascendente de la calle Miguel Servet. A nuestra espalda hemos dejado la vieja fábrica de tabacos edificada a finales del siglo XVIII. La plaza de Lavapiés es el escaparate del nuevo Madrid multicultural. Aquí se puede degustar lo mejor de la cocina árabe sin dejar de disfrutar de un vermut con aceitunas de Campo Real sentado en una terraza de la calle Argumosa. La plaza y el entorno de Lavapiés era el barrio donde vivían en la época de Felipe III los judíos madrileños. La judería tenia su principal sinagoga en la actual iglesia de San Lorenzo, en la plaza de Lavapiés se ubicaba una fuente donde algunos cristianos “lavaban” sus pies después de abandonar la judería. 

Barrio de Lavapiés

Desde Lavapiés nos encaminamos a la zona de El Rastro a través de la popular calle de Tribulete y sus entrañables corralas. Intentar conocer todos y cada uno de los rincones de El Rastro en una sola jornada es una tarea inabarcable, además cada visitante encontrará su “rincón” particular: libros, antigüedades, ropa, piezas de recambio, bisutería,Mapa ruta Embajadores música…

Lejos de las zonas masificadas y ascendiendo desde la plaza del Campillo del Mundo Nuevo llegaremos a otra plaza no menos pintoresca: Vara de Rey. La parte alta de El Rastro está presidida por la estatua de Eloy Gonzalo el Héroe de Cascorro, un vecino del barrio que protagonizó una gesta heroica en la Guerra de Cuba. El entorno de Cascorro, La Latina y Tirso de Molina merecerían una excursión aparte pero el tiempo apremia y aún hemos de descender de nuevo hacia Lavapiés y Embajadores no sin antes disfrutar de un “chato” de vino servido de una frasca de cristal sobre un viejo mostrador de cinc. Estamos en Mesón de Paredes o Jesús y María, calles de empinada topografía que descienden hacia aquellos campos donde en un pasado remoto los embajadores esperaban acceder a la ciudad para presentar sus credenciales ante el rey.

 

Información adicional

  • Ruta especialmente recomendada para: caminantes con espíritu curioso y que no tengan prisas.
  • Distancia y/o tiempo empleado: recomendamos comenzar a primera hora de la mañana, tomar el aperitivo y quedarse a comer en alguno de los restaurantes de la zona.
  • Dificultad de la ruta: nula, hay que tomar las “lógicas” precauciones al caminar en las grandes aglomeraciones.
  • Época recomendada: evitar los días de calor agobiante del verano y los días lluviosos en los que El Rastro ve reducido el número de puestos de venta.
  • Otras recomendaciones: si te gustan las pequeñas antigüedades, los libros viejos o las colecciones de tebeos o cromos, estas en el sitio adecuado para encontrar tu tesoro particular.
  • Líneas de Cercanías que pasan por la zona: línea C-5.

0 Comentarios

Deja un comentario