Conjunto histórico

El recinto medieval

Desde el Carrer Prim tomando el Carrer Sant Bernat y bajando por el Carrer d´en Coll se llega a la sugestiva calle de la Cortya en el recinto medieval de la ciudad. Aquí se puede contemplar la modernista fachada achaflanada de la Casa Jané Alegret con su extraordinario ventanal. Cerca se encuentra la Plaza de la Vila, donde está asentado el Ayuntamiento, de estilo modernista, situado junto al edificio de Can Macià, notable caserón del siglo XV, actualmente sede del Patronato de Comercio y Turismo. Frente a ambos edificios se abre esta amplia Plaza de la Vila, lugar castellero por antonomasia, donde se celebran los más importantes concursos de esta actividad, tan arraigada en la comarca.
 Casas modernistas

La Plaza de la vila se prolonga hacia el sur con la de Sant Joan, porticada y escenario del mercado de frutas y verduras, a la sombra de la Iglesia de Sant Joan, singular edificio de fachada románica pero de construcción gótica. Erigida en el año 1306, hoy es un centro de exposiciones. La visita al interior de la Iglesia es obligada ya que es un edificio de arquitectura muy peculiar con la nave sostenida por arcos en diafragma y no ojivales, como era habitual en los edificios góticos. La construcción está rematada por un campanario octogonal.

CastellersSiguiendo la calle contigua a esta iglesia se adentra en la Calle de la Font, donde existen varios edificios singulares, hoy convertidos en restaurantes o librerías. La Font está enfrente de la Calle del Carme y en su extremo se localiza la Iglesia de la Trinitat, con un bello portalón gótico y una sólida torre campanario octogonal, típicos de este estilo meridional. Bajando por la Calle del Carmen, y recorriendo las calles medievales, se alcanza la calle La Parellada que conecta con la villa alta poblada de llamativos edificios como la Casa de Guasch Estadella, una significativa construcción de fachada modernista, en cuyos bajos hay una farmacia. Muy cerca se encuentra la Plaza de la Constitución con pórticos que resguardan los comecios y a los paseantes. A continuación se localiza la Plaza de Vall del Castell y la calle Muralla dels Valletes que marcan lo que fue el antiguo recinto del castillo de Vilafranca. La población estuvo amurallada en su parte alta desde el siglo XIV hasta mediados del siglo XIX. En la calle de Vall del Castell encontramos dos mercados de la Fiesta Mayor de Vilafranca y, enfrente, el mercado de la carne y el pescado, obra de Adrià Casademunt construido en el año 1882.

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario