Conjunto histórico

Una ciudad amurallada

La ciudad se desarrolló alrededor de la catedral, el castillo y el Mercadal rodeándose de una muralla con torreones defensivos que sería posteriormente reconstruida en el siglo XIV. En décadas siguientes la ciudad padeció diversos conflictos que estancaron su desarrollo. La derrota de los partidarios del archiduque de Austria en la Guerra de Sucesión de 1714 le supuso el mayor quebranto ya que había tomado partido a su favor.

Muralla de VicTras un largo periodo de reactivación económica, que posibilitó la aparición de importantes talleres de escultura y arquitectura y permitió la construcción de numerosos edificios civiles y religiosos, entre ellos la actual catedral, de nuevo los efectos de la guerra se dejaron sentir en el desarrollo de la población. La guerra de la Independencia y las sucesivas guerras carlistas, unido al traslado de diversas indutrias a la cuenca del Ter, dejaron la ciudad bastante maltrecha económicamente. No obstante, se recuperó en gran medida gracias al ferrocarril que unió Vic con Barcelona en el año 1875. Esta época coincide con el resurgimiento cultural que supuso la puesta en marcha del seminario que recuperaba la tradición de la antigua escuela catedralicia y de la Universidad Literaria de Vic. Nombres ilustres que estudiaron en este seminario fueron Jaume Balmes, Antoni María Claret o Jacint Verdaguer.

 

El centro histórico

Vic posee un centro histórico, actualmente  convertido en zona peatonal, que todavía conservas su estructura medieval y contiene un amplio conjunto de edificios en los que están representados los más característicos estilo arquitectónicos; desde el románico al barroco, pasadon por el gótico y el renacentista.

Plaza Mayor de VicSe contabilizan más de cuarenta y cuatro edificios catalogados, cada uno de los cuales requiere una especial atención; sin embargo, algunos de ellos son aunténticas joyas arquitectónicas que destacan por sí mismos. Existe una ruta señalizada para recorrer este perímetro que se inicia en la Plaça Major y pasa por algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Siguiendo este itinerario del que se puede obtener información en suMercado de Vic Oficina de Turismo, se visita inicialmente el Mercadal, espacio que muestra la vocación comercial de Vic que ha tenido mercado desde tiempos inmemoriales. Uno de sus elemento más interesantes son sus arcadas de diferentes estilos pero que forman un conjunto armonioso. Entre los edificios más importantes destacan la Casa Costa, modernista, la Casa Tolosa, de estilo barroco, la Casa Beuló, con elementos góticos y barrocos y la Casa Comella, de estilo modernista. En el cercano Carrer de la Ciutat se encuentra la Casa de la Ciutat, que tiene como base un edificio gótico construido en 1388, y en el que destaca su Sala de Columnas.

 

Una catedral de múltiples estilos

Siguiendo el itinerario se puede contemplar la Casa Cortada, una casa señorial de estilo barroco; la iglesia de Sant Just, gótica, en cuyo interior encontramos retablos barrocos; el Hospital de la Santa Creu, que data del año 1348; el Convento de la Mercè, de la época novecentista; hasta desembocar en la plaza donde se halla una de las joyas de la ciudad: la catedral. Este edificio aglutina todo un conjunto de estilo que van desde el románico al neoclásico.

Catedral de VicDe la época románica hay que destacar sus elementos más significativos: la cripta y el campanario así como los restos del claustro inferior. De la época gótica es el retablo mayor de Pere Oller, del siglo XV, realizado en alabatro. Otro de los grandes atractivos del templo son los murales pintados por Josep M. Sert, con sus característicos tonos marrones y dorados. La luz ambiental de la catedral queda así dotada de una calidez que invita al recogimiento de modo mucho más iluminado y alegre que en otros edificios religiosos similares. Josep Maria Sert creó una obra pictórica, muy vinculada al modernismo catalán, por la que fue considerado el mejor muralista de los años treinta.

0 Comentarios

Deja un comentario